Científicos crean primera célula bacteriana con genoma sintético

Primero fue el trasplante de genomas, luego vino la creación de una genoma sintético, ahora le toco el turno a la creación de una célula bacteriana controlada completamente por un genoma sintético. En fin, ahora si podemos jugar a ser dios y diseñar bacterias especiales para resolver los problemas del medio ambiente o la creación de energías renovables.
 
El estudio dirigido por Craig Venter y que será publicado en línea por la revista Science, ya había sintetizado químicamente un genoma bacteriano, y a su vez había trasplantado el genoma de una bacteria a otra. En esta ocasión unieron ambas metodologías para crear lo que ellos llaman una “célula sintética”, es decir, una célula que sea controlada por un genoma sintetizado en un laboratorio.
 
“Esta es la primera célula sintética que se ha hecho, y lo llamamos sintéticos porque la célula es totalmente derivada de un cromosoma sintético, hecho con cuatro botellas de productos químicos en un sintetizador químico, a partir de la información en una computadora”, dijo Venter.
 
“Esto se convierte en una herramienta muy poderosa para tratar de diseñar lo que queremos hacer en la biología. Disponemos de una amplia gama de aplicaciones en mente”, dijo.
 
Por ejemplo, los investigadores están planeando el diseño de algas que pueden capturar el dióxido de carbono y hacer nuevos hidrocarburos que podrían entrar en las refinerías. Ellos también están trabajando en maneras de acelerar la producción de vacunas. Hacer nuevos productos químicos o ingredientes de alimentos y la limpieza del agua son otros posibles beneficios, según Venter.
 
En el estudio de Science, los investigadores sintetizaron el genoma de la bacteria M. mycoides, y le añadieron unas secuencias de ADN como “marcas de agua” en el genoma para distinguirlo de los de origen natural.
 
Debido a que las máquinas actuales sólo pueden montar cadenas relativamente cortas de ADN a la vez, los investigadores insertaron las secuencias más cortas en la levadura, a continuación transfirieron las cadenas de tamaño mediano en E. coli y finalmente volvieron a la levadura. Luego de tres rondas de reunión, los investigadores lograron producir un genoma más de un millón de pares de bases.
 
Entonces, los científicos trasplantaron el genoma sintético de M. mycoides a otro tipo de bacteria, Mycoplasma capricolum. El nuevo genoma “sintetizado in vitro” fue exitosamente “capturado por las células receptoras. Aunque catorce genes se han suprimido o alterado en las bacterias trasplantadas y a simple vista las células parecian bacterias normales estas solo produjeron las proteínas del genoma de M. mycoides sintético.
 
“Este es un paso importante que pensamos, científica y filosóficamente. Ciertamente estamos cambiado los puntos de vista de las definiciones de la vida y de cómo funciona la vida”, dijo Venter.
 

Leave a Reply