Investigadores marplatenses descubren una nueva bacteria

La “marplatensis”permite degradar sustancias tóxicas y se llama “marplatensis”.
Mar del Plata ya tiene su bacteria que degrada sustancias tóxicas y se llama “marplatensis”. Pertenece a la especie Acromobacter y ya está oficializada en el mundo científico internacional.
Los doctores Froilán González y Silvia Murialdo son dos de los integrantes de este equipo que logró identificar esta nueva bacteria que degrada sustancias tóxicas como el pentaclorofenol, cloradas y sus mezclas.
La labor se inició en el Grupo de Ingeniería Bioquímica de la Facultad de Ingeniería de la UNMdP, donde Murialdo en 2004 comenzó su trabajo de tesis de doctorado sobre este tema, en base a una propuesta de su director, González.
“Yo comencé a tomar diferentes muestras de suelo contaminado con pentaclorofenol que es un pesticida bastante tóxico cuya venta hoy está prohibida”, explicó González que junto a Murialdo visitaron LA CAPITAL. El pentaclorofenol es una sustancia muy efectiva para conservar madera y que durante años se utilizó, pero que hoy su venta se encuentra prohibida. 
“Ante la pregunta, ¿cómo degradarlo?, Silvia comenzó a trabajar en la prueba de colocarle esta bacteria a las sustancias y a obtener resultados positivos”, dijo González.El trabajo demoró varios años, incluso Murialdo estuvo viviendo en España y Alemania donde obtuvo colaboración de otros investigadores que fueron ayudando en la comprobación de que esta bacteria estaba sin identificar.
“Parte del doctorado lo hice en España y Alemania, hice contactos con gente que se encontraba interesada en trabajar en equipos en cada área para identificar la bacteria. Así fue como colaboró gente de EEUU, República Checa y España que son los coautores”, explicó la doctora. 
El trabajo que permite corroborar que la bacteria es nueva, es por demás extenso. Y en eso estuvieron durante años, hasta que se llegó al resultado final y positivo. “La bacteria puede cambiar genéticamente, mutar, entonces se chequeó que no hubiese sufrido cambios. Estas bacterias se guardan en lugares donde se conservan distintas especies de todo el mundo, si uno las quiere comprar por ejemplo, puede hacerlo”, explicaron los investigadores.
Otros análisis
Físicamente, la “marplatensis” se encuentra hoy en la Facultad de Ingeniería y en Checoslovaquia, donde tiene todos los cuidados necesarios y donde se puede adquirir.”Hay diversos repositorios de bacterias, y hongos y levaduras y todo la familia de microbios en Estados Unidos, Inglaterra, Suiza, Checoslovaquia y Alemania que se pueden pedir y se envían. Se conservan en nitrógeno líquido y todo el tiempo van chequeando que siga siendo la misma bacteria”, explicaron. En trabajos posteriores al de Murialdo se comprobó que hay otras sustancias cloradas que se pueden degradar con la “marplatensis”. 
“La idea fue probar qué pasaba con otras sustancias cloradas que también son tóxicas, que se usan mucho en la industria y además probamos con la mezcla de ellas porque en el suelo se pueden encontrar y remediar con el uso de la bacteria”, dijo Murialdo quien añadió: “Ahora estamos estudiando cuántas sustancias tóxicas puede degradar, y puntualmente estamos analizando el caso de los hidrocarburos y anilinas”.Para Froilán, los buenos resultados obtenidos con esta bacteria, “son un buen argumento para formar gente”.
 Al respecto acotó: “Silvia Murialdo fue formada como doctora y es una investigadora muy activa que está ramificándose en otros temas, pero el método fue formarla en una técnica. Después ella aplica ese método en otro tema. La formación de la gente es lo importa destacar de todo esto”, concluyó González.

Fuente: http://www.lacapitalmdp.com/ver_historico.php?id=194473

Comments are closed.