Bacterias formando biopelículas: un estilo de vida

Cuando se habla de bacterias tenemos la tendencia a pensar en organismos diminutos que nadan en el agua o se arrastran sobre superficies sólidas. Esto es sólo una parte de la historia. La mayoría de las bacterias viven asociadas, formando complejas estructuras llamadas biopelículas (biofilms en inglés) que poseen una morfología similar a los de esta imagen.

Estas estructuras sólidas están formadas por una parte importante de la población bacteriana, recubiertasde material biológico que ellas mismas sintetizan. Otra parte de la población sigue en vida libre, y puede formar nuevas biopelículas en otros lugares.

¿Qué aspecto tienen las biopelículas y donde se forman? El aspecto varía mucho según la superficie que colonicen, un ejemplo muy ilustrativo lo constituye el sarro dental, esa película blanquecina que se deposita entre los dientes, o sobre la unión encía-diente. Dicha masa está formada por millones de bacterias que residen habitualmente en nuestra boca. Esas masas se repite en miles de lugares de la naturaleza, aunque con la coloración que posee cada grupo de organismos: sobre piedras, en fondos lacustres o marinos, en el interior de nuestro intestino, sobre vigas de hierro, sobre madera de árboles muertos…. Las bacterias también pueden formar biopelículas en catéteres y prótesis ortopédicas o en válvulas cardíacas, convirtiéndose en esos casos en un peligro para la salud de quienes los poseen.

¿Para qué les sirven las biopelículas a las bacterias? Constituyen un estupendo mecanismo de defensa. Los depredadores (ya sean protozoos, o células de nuestro sistema inmune) tienen el acceso limitado a las bacterias que lo forman. Además, los tóxicos difunden mal en estas estructuras, por lo que son una buena barrera frente a los antibióticos y otros fármacos.

Fuente: http://lacienciaysusdemonios.com/2012/11/22/bacterias-formando-biopeliculas-un-estilo-de-vida/#more-29603

Comments are closed.