Descubren un nuevo tipo de biomotor en un virus

Se ha logrado desentrañar un misterio de la biología, después de 35 años de haberse la ciencia topado con él.

El enigma estaba relacionado con el funcionamiento de los motores naturales que en los últimos tiempos están sirviendo como modelos para el desarrollo de una gama futurista de nanomotores sintéticos capaces de bombear ADN, ARN o fármacos terapéuticos hacia el interior de células enfermas.

La nueva investigación ha revelado los mecanismos más internos de estos nanomotores en un virus que mata bacterias, y ha permitido dar con una nueva manera de trasladar ADN a través de las células.

Peixuan Guo, director del Centro de Nanobiotecnología de la Universidad de Kentucky en Estados Unidos, y sus colaboradores de dicha universidad han hallado un tercer biomotor, que se suma a los dos que ya se conocían, el biomotor lineal y el biomotor rotatorio. El tercer tipo se podría describir como biomotor orbital o de traslación, por su similitud con la analogía de un astro girando alrededor de otro.

Los nanomotores abrirán la puerta a máquinas prácticas y otros dispositivos nanotecnológicos tan pequeños que miles de ellos puestos uno al lado del otro ocuparían el grosor de un cabello humano.

Un prototipo natural importante para estos trabajos de desarrollo ha sido el motor que “empaqueta” ADN dentro del bacteriófago phi29, un virus que infecta y mata bacterias.

[Img #13022]

Ilustración de un motor de virus phi29 que “empaqueta” ADN. (Imagen: Zhengyi Zhao)

El equipo de investigación de Guo quiere integrar una versión sintética de ese motor a nanodispositivos médicos que sean inyectados al cuerpo, viajen hasta células enfermas y bombeen medicamentos a su interior.

Un obstáculo importante para lograr esto ha sido la incertidumbre y la controversia sobre cómo exactamente se mueve el motor del virus phi29. Algunos científicos pensaban que este motor hacía su trabajo rotando o girando de forma similar a como la Tierra gira sobre su eje. Pero no se sabía a ciencia cierta, y había indicios que no encajaban con esa hipótesis.

Ahora, Guo, Zhengyi Zhao, Emil Khisamutdinov y Chad Schwartz han refutado esta idea. En realidad, según han descubierto, el motor del virus phi29 traslada ADN sin efectuar ningún movimiento rotatorio propiamente dicho. El motor transporta ADN con un movimiento comparable al de la Tierra girando en torno al Sol.

Fuente: NCYT

Comments are closed.