Analizan tira reactiva urinaria para la esquistosomiasis intestinal

Se ha analizado la tira reactiva para el Antígeno Catódico Circulante en Orina (CCA), como un sustituto para la microscopía para el mapeo y el diagnóstico, en los puntos de atención (POC), de la esquistosomiasis intestinal.

El desempeño diagnóstico de una tira reactiva, disponible comercialmente, para CCA, fue comparada con el de la microscopía fecal para el diagnóstico POC, en niños en edad pre-escolar.Imagen: Una pareja de esquistosomas, con la hembra delgada localizada en el canal ginecofórico del macho (Fotografía cortesía de MetaPathogen).

Científicos en la Facultad de Medicina Tropical Liverpool (Liverpool, Reino Unido) quienes trabajaron con colegas en Uganda, reclutaron un total de 925 niños con edad promedio de 2,8 años, de seis aldeas a la orilla de un lago, que representaban niveles altos, moderados y bajos de transmisión de la enfermedad. Al inicio, los niños fueron analizados para esquistosomiasis intestinal, mediante el examen microscópico con coloraciones de Kato-Katz, por duplicado, preparadas de una sola muestra de heces; por detección con la tira reactiva inmunocromatográfica CCA en orina y por serología con una análisis comercial ELISA (ELISA; IVD Inc., Carlsbad, CA, EUA) que mide los niveles de anticuerpos en el huésped contra los antígenos solubles de los huevos.

En los sitios de transmisión baja, moderada y alta, la prevalencia observada de esquistosomiasis, demostrada por huevos, según la microscopía fecal fue de 7,2%, 16,9% y 38,8%, antes del tratamiento y de 6,9%, 25,0% y 47,5% después de un año de tratamiento. En los sitios de transmisión baja, moderada y alta, la prevalencia observada de infecciones por Schistosoma mansoni, de acuerdo con las tiras reactivas CCA (Rapid Medical Diagnostics; Pretoria, República de Sudáfrica), fue de 45,9%, 45,4% y 56,1%, antes del tratamiento y 39,6%, 44,8% y 55,9% después de un año de tratamiento, respectivamente. La mayoría de los diagnósticos positivos fueron reacciones positivas únicas, habiendo registrado pocas reacciones positivas dobles y triples.

De acuerdo con los resultados del ELISA, la prevalencia observada de las infecciones por S. mansoni fue de 36,0%, 49,0% y 81,6% antes del tratamiento y 18,4%, 52,8% y 92,0% después de un año de tratamiento, en sitios con transmisión baja, moderada y alta, respectivamente. Como diagnóstico, para los puntos-de-atención, la tira reactiva de orina CCA, logró valores de sensibilidad que iban desde valores de 52,5% a valores de 63,2% y una especificidad de 57,7% a 75,6%. La microscopía fecal logró especificidades muy altas de más de 87%, pero sensibilidades tan bajas como 16,7%, en los sitios de transmisión baja.

Los autores concluyeron que la CCA es una alternativa viable para el diagnóstico de las infecciones por S. mansoni en niños en edad preescolar, especialmente en entornos de baja transmisión o en áreas donde el tratamiento ha reducido la prevalencia a niveles bajos. La prueba comercial CCA en orina demostró ser más sensible que los frotis fecales con propósitos de mapeo, y era tan confiable como la microscopía fecal para el diagnóstico en los puntos de atención.

Fuente: Labmedica

Comments are closed.